Cadena Bons Présages elaborada en bronce con baño de oro 18k y combinación de dijes de bronce con diferentes esmaltes y nácar.

Cadena Bons Présages

148

Cadena ensamblada en bronce con baño de oro amarillo 24k y broche botón igualmente de bronce con baño de oro amarillo 24k. Nuestra cadena Bons Présages (Buenos Augurios) combina 2 dijes (Ojo Turco y Trébol) de bronce con baño de oro amarillo y diferentes esmaltes y una delicada pluma tallada en nácar.

icono longitud 57cm

Nuestra representación del Ojo Turco, también conocido como nazar, es un abalorio con la forma de un ojo al que se atribuyen fuerzas protectoras, y que es muy usado como talismán o amuleto contra el mal de ojo y las malas energías. Su nombre original, proveniente del idioma turco, es nazar boncuğu, que significa ‘abalorio del mal de ojo’. Es muy común en Turquía y en Grecia (de allí que también se lo conozca como ojo griego) para la protección contra la influencia negativa de la envidia, tradicionalmente conocida como ‘mal de ojo’. Según la tradición, que se remonta a los tiempos del antiguo Egipto y Babilonia, los malos sentimientos del ser humano se proyectan a través de los ojos, pues estos son la parte más expresiva del cuerpo.

El Trébol de 4 hojas juega un papel fundamental en nuestra simbología. Por cada 10 mil tréboles comunes de tres hojas, podemos encontrar un  sólo trébol  de cuatro hojas. El trébol de 4 hojas está considerado una anomalía genética, el trébol de cuatro hojas ha sido motivo de mitos y leyendas desde hace más de 5.000 años. Las  4 hojas del trébol simbolizan, según la cultura donde es conocido varias cosas. En la cultura judía simboliza cada uno las letras de la palabra Dios,
En otras culturas coinciden en significar los puntos cardinales, las fases de la luna, las estaciones del año o los elementos de la naturaleza, y están cargados de propiedades nutricionales y medicinales. Los fenicios acostumbraban regalar tréboles de cuatro   hojas a  sus amadas para preservar su amor, y las madres colgaban alrededor del cuello de sus hijos tréboles  para protegerlos contra las adversidades de la vida.
Se cree desde hace milenios que encontrar  un trébol de cuatro hojas sin estar realmente buscándolos  es de buen augurio, y traerá  riqueza y prosperidad.
En la Roma antigua se le asociaba con la prosperidad, y soñar con esta planta era señal de grandes riquezas. Los griegos llegaron a creer que les servía para descubrir grandes tesoros.

Las plumas pertenecen a las aves, consideradas especialmente como animales libres debido a su capacidad de volar, es por esto que quien lleve una pluma consigo afirma su decisión de vivir libremente o de buscar la libertad. Nuestra pluma tallada en nácar evoca también el elemento del aire, pues lógicamente precisan del aire para funcionar y mantener a las aves en pleno vuelo. Es por esto que también están relacionadas con las ideas, la intelectualidad y la capacidad de comunicar lo que pensamos.

Reseñas

No hay reseñas todavía.

Solo los usuarios registrados que hayan comprado este producto pueden dejar una reseña.